miércoles, 7 de abril de 2010

DISCO TIENDAS - redescubrimos costumbres perdidas en un viaje musical




En los últimos años la principal fuente de ocio y de contenidos es sin lugar a dudas internet. Que mejor que obtener las cosas que tanto nos gustan gratis, así es, música gratis, porno gratis, comunicación gratis, películas gratis, todo gratis. ¡No paguemos nada! ¿Y por qué habría que hacerlo? Es más facil y seguro encontrar, por ejemplo, un disco caleta que deseo vía la web que hallarlo en cualquier disco tienda de la ciudad (incluso en algunas de esas especializadas). No quiero pagar un centavo, mucho menos si no conozco al grupo.


¿Todo bien entonces? Que responda la vieja escuela. Si bien por un lado hemos ganado mucho debido al amplio acceso a música que antes nos era muy difícil de encontrar, hemos perdido ciertos rituales que más que pocos extrañan y que enriquecian tanto. Que mejor que ir a buscar discos entre torres de música desconocida, y tras una ayuda del vendedor (un melómano igual o más enfermo, que más parecido a un amigo trata de orientarte y hacerte elegir la mejor opción), finalmente haces la compra satisfecho para luego llegar a tu casa a disfrutar del nuevo material que has adquirido. Para mi suerte algo de esto encontre en mi último chizazze-viaje a España en algunas de las tiendas más interesantes de Madrid y Barcelona.

Gigante sea Europa. No lo podía creer, Spectrum, Spacemen 3, lo último de autechre, más música alternativa, punk, "indie", rock, jazz, blues, en fin, se me caían las lagrimas. Pero no fue fácil encontrar las tiendas, tanto en Perú como en otros lados del mundo estos lugares especializaos con material realmente bueno son bichos raros en cualquier mercado. Es así que para encontrar uno de estos espacios renegados y ocultos entre miles de otras tiendas uno se debe de esforzar un poquito más. "Así tiene más gracia", dijo Andres, quien atiende en la disco tienda llamada "Rotor" en medio de la av. Gran Vía, una pequeña broadway situada en el corazón de Madrid. Y es que para entrar a esta tienda especializada en música experimental no solo tienes que subir 6 pisos de un edificio lleno de departamentos, sino que dicho lugar tiene una puerta de acceso que está practicamente oculta entre cientos de grandes outlets y tiendas de ropa. Disculpe, le dije al portero algo perdido, ¿De verdad aqui hay una tienda de discos?. Un poco más fácil fue encontrar "Bowery", una tienda especializada en punk y seguramente la tienda más guapa de toda la ciudad. Su nombre me agrado desde el comienzo pues así se llama la famosa calle neoyorkina en donde se situaba la super conocida CBGB's, ahora una calle llena de turistas que ha perdido mucha de su escencia, harta de chicos con lentes de sol vomitando música indie. El camino a Bowery es fácil, está muy cerca a una plaza llena de prostitutas que llaman a tu corazón y de gente paseando con la más tranquila normalidad a tan solo una cuadra de la Gran Vía. Allí solo encontraran vinilos y sino estas seguro, puedes preguntarle a la guapa chica que atiende, ella te habla un poco mientras te enamora y pone el vinilo para que hagas una buena compra.





Unos kilometros de viaje al sur este y encontramos Barcelona. Seguro unas de las ciudades más hermosas de España donde puedes quedarte más de un buen rato para pasarla realmente bien. Igual que Madrid, el centro histórico está repleto de tiendas para turistas, pero con la ayuda de un amigo es fácil llegar a los principales centros de música de la ciudad. La suerte es que no hay que caminar tanto por que si quieres música, y hablamos de la música de calidad, solo tienes que pasear solo un par de cuadras porque las mejores disco tiendas están todas en la misma calle, a tan solo una cuadra de la plaza Cataluña. Sin lugar a dudas la que me gusto más fue "Cd Drome", que como en Bowery, si quieres escuchar tu disco antes de comprarlo lo puedes hacer y si haces un par de preguntas obtienes una conversación realmente entretenida. Si algunos creen que el catalán es un problema estan equivocados, eso de que no te hablan en español parece un invento madrileño. Luego de hacer mis compras, entre ellas mi vinilo Over Steps de los Autechre, regreso al hostal tranquilo y feliz, listo para salir en la noche a un bar llamado Manchester, un feliz antro que tiene el frente pintado la caratula de un disco de los Joy Division. Que mejor manera de conocer la ciudad, su cultura y su gente que haciendo una buena compra como estas y conociendo un buen bar donde le pides la mejor música a una chica preciosa que atiende y te sirve unas cervezas, o mejor aún, un pub de rock donde en un momento de la noche sale Elvis y casa a todo tipo de parejas. Oh yeah baby.



Si bien Internet es una fuente infinita de música, eso nadie lo duda, estamos perdiendo un par de costumbres que tal vez deberiamos conservar. No solo por que escuchar vinilos es una vivencia totalmente distinta igual que ir a un buen pub nocturno, sino por que descubrimos otros lados de la música. ¿Cuantos de estos espacios aún existen que más alla de tratar de venderte un producto te ofrecen una verdadera experiencia de compra y música en Lima? La verdad es que yo ya no estoy tan al tanto, pues ya casi no recuerdo algunas de estas tiendas, mejor dicho centros reales sociales de cultura en la ciudad, pero diganme, ¿Qué lugar o lugares aún existen en Lima que los satisfaga de verdad como internet satisface nuestra hambre por la música? ¿Existen?


3 comentarios:

Wild3r "Always Dreaming" )))) dijo...

kool| en los 90's hubo en Los Pinos (Miraflores), 3 tiendas especializadas muy buenas:

- la principal, DIVISION RECORDS, la tienda de Eduardo Lenti quien introdujera al Perú a grupos como My Bloody Valentine, Slowdive o Seefeel cuando estos aún estaban empezando.. cerró debido a la aparición de Galerías Brasil por el año 1995. Lenti ha escrito un par de libros sobre la historia del Rock d recomendable lectura para el neófito.

Wild3r "Always Dreaming" )))) dijo...

tmb estuvieron la tienda de Kike C - no recuerdo su apellido, ni el nombre de la tienda, sorry- era la menos kool de todas, es decir, para recursearse tenían q vender música algo más comercial; y la tienda MÚSICA SELECTA de Eduardo Lecca, ahí recuerdo haber comprado entre otras cosas el "Livonia" de His Name Is Alive y el "Perfect Prescription" de Spacemen 3. Good.

Anónimo dijo...

Ire a Bowery U_U